¿Duelen las ondas de choque?

Cada individuo que se somete a terapia de ondas de choque suele iniciar su sesión de fisioterapia con la misma pregunta: ¿qué sensaciones experimentaré  durante el tratamiento? ¿será doloroso? En este artículo vamos a explicar el motivo por lo que las ondas de choque pueden causar molestias durante su aplicación.

El tratamiento de fisioterapia con ondas de choque, si bien puede resultar incómodo, generalmente no es una experiencia dolorosa. No obstante, es importante tener en cuenta que el umbral del dolor varía de manera subjetiva y está ligado a la tolerancia de dolor de cada individuo. La sensación de dolor asociada con las ondas de choque variará en función del nivel de dolor inicial del paciente antes del tratamiento, así como la sensibilidad y localización del tejido lesionado. Por ejemplo, la aplicación de ondas de choque en articulaciones, como el tobillo o el codo, podría causar una ligera molestia en comparación con zonas más blandas como los músculos de la espalda como el cuadrado lumbar o el trapecio.

¿Por qué las ondas de choque pueden provocar dolor?

Las ondas de choque funcionan emitiendo ondas acústicas de alta energía hacia los tejidos lesionados, generando microtraumatismos que, a su vez, incrementan el flujo sanguíneo, el metabolismo celular y la capacidad regenerativa del organismo. Cuando el área de tratamiento se encuentra cerca de un hueso, las ondas acústicas pueden generar vibraciones que contribuyen a la sensación de dolor. Conviene destacar que la duración del tratamiento suele ser de aproximadamente 5 minutos, lo que le permite al paciente aguantarlo de forma razonable.

¿Es una terapia segura? ¿Y eficaz?

En este sentido, la terapia de ondas de choque es considerada segura siempre que se aplique de manera adecuada (debe ser siempre aplicada por un fisioterapeuta u otro profesional sanitario formado en la técnica). Aunque inicialmente se diseñó como un método no invasivo para tratar cálculos renales, en el campo de la fisioterapia esta técnica puede ser empleada en la mayoría de lesiones, siempre y cuando el paciente no esté recibiendo quimioterapia o tenga problemas de coagulación de la sangre.

Respecto a su eficacia como tratamiento, las ondas de choque han demostrado ser un método efectivo para tratar tendinopatías, dolor crónico y contracturas musculares persistentes que no responden a otras formas de tratamiento de tejidos blandos. Si el paciente presenta alguno de estos problemas, la terapia de ondas de choque estará indicada.

Entre los problemas comúnmente abordados con esta terapia se encuentran tendinopatías, tendinitis rotuliana, fascitis plantar, codo de tenista, hombro congelado, puntos gatillo miofasciales, espolón calcáneo, periostitis tibial, tendinitis de Aquiles, tendinitis de los isquiotibiales, tendinitis calcificada del hombro, bursitis, etc.

Ondas de choque en Recupérate Ya Madrid

En nuestro centro de fisioterapia en Madrid contamos con las ondas de choque Storz Medical, el equipo más avanzado en tecnología de ondas acústicas. Las ondas de choque deben ser un tratamiento que se realice en combinación con otras técnicas, ya que así se mejorarán enormemente las expectativas y velocidad de recuperación.

También es conveniente señalar que para algunas lesiones (como calcificaciones) realizaremos ecografía antes del tratamiento para poder observar la lesión y dirigir el tratamiento con la máxima precisión.