curar crujido mandíbula

Relajante muscular natural para la mandíbula y otros consejos

Experimentar molestias en la mandíbula puede resultar agotador, afectando no solo la forma en que te alimentas y comunicas, sino también la calidad de tu sueño. Las causas de este dolor son diversas, siendo el estrés la influencia más destacada. Trastornos de la articulación temporomandibular (ATM) a menudo están vinculados a este malestar, pero ya sea por una lesión, rechinar de dientes u otra razón, existen diversos remedios caseros que pueden proporcionar alivio a su mandíbula.

ALIVIO DEL DOLOR DE MANDÍBULA: 6 SOLUCIONES NATURALES EN CASA

UTILIZAR COMPRESAS DE CALOR HÚMEDO O HIELO

El hielo se presenta como un eficaz remedio para el dolor y la inflamación en la mandíbula. Crea una compresa de hielo colocando cubitos en una bolsa de plástico y envolviéndola en un paño delgado para evitar dañar la piel. Otra opción es utilizar una bolsa de guisantes congelados envuelta en tela. Aplica durante 10 minutos, retira durante 10 minutos, repitiendo este ciclo hasta cuatro veces.

Magnesio como relajante muscular para la mandíbula

Alimentos ricos en ciertos nutrientes pueden aliviar el dolor de mandíbula:

  • El magnesio es un mineral esencial que desempeña un papel crucial en prácticamente todos los procesos metabólicos y bioquímicos importantes. Está involucrado en la síntesis de proteínas y ácidos nucleicos, la regulación de vías metabólicas, la neurotransmisión, la función neuromuscular y la regulación del ritmo cardíaco. Este mineral resulta especialmente valioso, ya que destaca su importancia en la función nerviosa y la nutrición. Estudios respaldan la idea de que el magnesio, presente en alimentos como arroz integral, plátanos y almendras, así como en forma de suplemento, puede desempeñar un papel en la reducción de los niveles de estrés y la tensión muscular. Puedes también incluir en tu dieta espinacas, aguacates y chocolate oscuro.
  • Los ácidos grasos omega-3 poseen propiedades antiinflamatorias. Puedes encontrarlos en salmón, nueces, aceite de hígado de bacalao, ostras, semillas de lino, chía y soja.
  • La cúrcuma, con su capacidad antiinflamatoria, puede añadirse a las comidas.

REALIZAR MASAJES EN LA MANDÍBULA O ACUPRESIÓN

Las terapias de masaje pueden ser de gran ayuda para aliviar el dolor de mandíbula. Un masaje facial, con movimientos circulares suaves en la mandíbula y los músculos de las sienes, seguido de abrir y cerrar la boca, puede repetirse cada 6-8 horas para minimizar el dolor. Ejercicios faciales y acupresión también son métodos efectivos para fortalecer, estirar y relajar los músculos de la mandíbula, mejorando su movilidad.

MANEJAR EL ESTRÉS

El estrés y la depresión son factores significativos en el dolor de mandíbula, ya que a menudo llevamos a apretar o rechinar los dientes en situaciones estresantes. Practica técnicas de relajación como la meditación, la respiración profunda, el yoga y el ejercicio. Estos hábitos reducen la frecuencia cardíaca y la presión arterial en reposo, relajan los músculos y calman el sistema nervioso, contribuyendo a disminuir el dolor de mandíbula.

OPTAR POR UNA DIETA DE ALIMENTOS SUAVES

Si el dolor es intenso, seguir una dieta de alimentos suaves durante cinco a siete días puede ser beneficioso. Incluye en tu dieta sopas, pasta, puré de manzana, yogur y pan blando.

EVITAR MALOS HÁBITOS Y CIERTOS ALIMENTOS

Algunas actividades y alimentos comunes pueden empeorar el dolor de mandíbula. Evita apretarla, masticar chicle, consumir caramelos duros o alimentos pegajosos, masticar hielo, morderte las uñas, masticar objetos duros como tapas de bolígrafos, mantener una mala postura y consumir bebidas con cafeína.