valores psa prostatectomía radical

Valores normales de una PSA después de una prostatectomía radical

Los análisis de PSA pueden resultar difíciles de interpretar y pueden variar de un laboratorio a otro. Para asegurar una comparación precisa, es importante utilizar el mismo laboratorio cada vez que te realices el examen. Cuando el nivel de PSA es bajo y no aumenta después de pruebas repetidas, es probable que no se trate de una recidiva del cáncer. Esto se debe a que en ocasiones otras células en tu cuerpo pueden producir pequeñas cantidades de PSA.

Cual es el nivel ideal de PSA después de una extirpación de próstata

Idealmente, después de una prostatectomía, tu nivel de PSA debería ser indetectable, es decir, menos de 0.05 o 0.1 nanogramos de PSA por mililitro de sangre (ng/mL). En ese caso, tu médico puede llamarlo remisión.

Si el resultado es igual o mayor a 0.2 ng/mL y ha aumentado en dos pruebas separadas tomadas al menos con dos semanas de diferencia, se le llama recaída bioquímica. Aún tienes PSA en tu torrente sanguíneo y existe la posibilidad de que el cáncer haya recidivado. Un nivel de PSA más alto que eso puede indicar un tumor localmente avanzado.

¿Qué otras pruebas médicas podría necesitar?

Después de una prostatectomía, probablemente te realizarán una prueba de PSA en aproximadamente 4 semanas. Tu médico te recomendará un programa de seguimiento, generalmente cada tres meses durante dos años. Dependiendo de los resultados, es posible que necesites realizar la prueba una o dos veces al año a partir de entonces. Las pruebas pueden ser más frecuentes si parece que el nivel de PSA está aumentando.

Si tus niveles de PSA son altos y tienes síntomas como dolor óseo, se pueden utilizar pruebas de imagen para determinar si el cáncer se ha diseminado. Estas pueden incluir gammagrafías óseas y tomografías computarizadas. Si se encuentra una masa, una biopsia puede determinar si es cancerosa.

¿Cuáles son los tratamientos para el PSA elevado?

Es posible que no necesites tratamiento de inmediato. Si has tenido múltiples pruebas de PSA y parece que tu nivel de PSA está aumentando, otros factores determinarán los próximos pasos. Estos factores incluyen la edad y la expectativa de vida, la salud general, el grado y la agresividad del cáncer, si el cáncer se ha diseminado y dónde, y los tratamientos previos.

La radioterapia después de la prostatectomía puede ser bastante efectiva. La radiación externa se puede administrar directamente al área alrededor de donde estaba la próstata. El objetivo es destruir las células prostáticas que pueden haber quedado después de la cirugía. Esto reduce el riesgo de recurrencia y de metástasis o diseminación del cáncer.

El cáncer de próstata metastásico puede no ser curable, pero existen tratamientos para frenar la progresión y controlar los síntomas. Los tratamientos pueden incluir radiación para atacar un tumor específico, tratamiento hormonal para reducir los niveles de testosterona, quimioterapia sistémica para destruir las células cancerosas en cualquier parte del cuerpo y medicamentos para controlar el dolor.

¿Cuáles son las perspectivas?

El cáncer de próstata suele ser curable con cirugía y radioterapia. Alrededor de un 30% hombres con cáncer de próstata en etapa temprana tienen una recurrencia después del tratamiento. Si recurre, se puede tratar. La tasa de supervivencia relativa a cinco años para el cáncer de próstata que no se ha diseminado fuera de la próstata o se ha diseminado solo a los ganglios linfáticos cercanos es casi del 100%. En ocasiones, tras sufrir una prostatectomía el hombre puede padecer de incontinencia urinaria o disfunción eréctil durante un tiempo.

Formas de prevenir una recaída de cáncer de próstata

En cuanto a  volver a sufrir cáncer, no hay garantías. Pero hay cosas que puedes hacer para reducir tu riesgo y mejorar tu salud en general.

  • Deja de fumar. Se ha demostrado que los hombres que se someten a una prostatectomía por cáncer de próstata localizado y continúan fumando tienen el doble de probabilidades de sufrir una recidiva. Los hombres que dejan de fumar tienen un riesgo similar al de aquellos que nunca fumaron.
  • Mantener un peso saludable también puede ayudar. La obesidad está asociada con una enfermedad más agresiva y una mayor mortalidad por cáncer de próstata.

Incluso si tu peso actual está en una zona saludable, comer bien puede ayudarte a mantenerlo. Aquí hay algunos consejos para empezar:

  • Evita o minimiza las grasas saturadas.
  • Limita la carne roja y la carne procesada.
  • Consume frutas y verduras todos los días.
  • Prefiere los cereales integrales en lugar de los cereales refinados y los azúcares.
  • Evita el alcohol.
  • Haz actividad física regular.  Si aún estás en tratamiento, habla con tu médico antes de comenzar a realizar ejercicio físico.